Wednesday, June 29, 2005

Energía = sentimiento + hormonas

Once Tiros en el Teatro Plaza (24/06/05)
Por Maicky Sugatta (moscas@montevideo.com.uy)

Aunque resulte raro, dada la notoriedad y la repercusión que Once Tiros ha tenido en los medios y sobretodo en el público, hacia más de dos años que la banda no se presentaba sola en un escenario montevideano. La última vez había sido en Plaza Mateo con motivo de presentación de Parvadomus, su disco debut allá por el 2002. Más aún si tenemos en cuenta que desde su interrupción en el ambiente del rock nacional la marca registrada de Once Tiros son sus shows en vivo y su descarga de energía en estado puro; como una muestra esta el recital que dieron en el Pilsen Rock 2004 uno de los más aplaudidos y acompañados por el público.
En este tiempo la banda se ha sumergido en proceso de maduración que no abarca solo lo musical y artístico, sino también lo personal. Las múltiples presentaciones en el interior (estuvieron en Paysandú durante la Semana de la Cerveza ), así como la participación en festivales y alguna experiencia en el exterior han decantado un rico bagaje que, sumado a la producción artística del maestro Fernando Cabrera, desembocó en Glamour y Violencia (Bizarro, 2004), el segundo disco de la banda.
En los 17 temas de este último disco se incorpora una amplia gama temática, donde el sonido del ska se desdobla y da paso a alguna balada, un par de reggaes, una importante dósis de rock y hasta algo de funky y hip hop. En el recital del pasado viernes en el teatro Plaza, todos estos matices fueron cortados horizontalmente por una enorme dosis de talento y adrenalina que es sin dudas la línea argumental de la banda.

Teatro Plaza
Viernes 24 de junio 21:22 PM

El grito de Pablo “Negrito” Silvera, el hiperquinético vocalista de la banda rompe la espera con el comienzo de “Que no decaiga”, uno de los temas de su segundo disco que más presencia ha tenido en los medios y si pausa aparece “Lágrima azul” lo que conforma una dupla volátil que detona instantáneamente al público. El ambiente se ve invadido por la adrenalina disparada desde el escenario con temas de sus dos discos que se intercalan manteniendo una relación perfecta entre la alta factura musical y el fuerte contenido hormonal. La escalada energética tiene su punto más alto cuando Alejandro, vocalista de La Trampa sube escenario para hacer “Mal de Karma” uno de los temas mas rockeros del último disco. Buscando un poco de aire el show baja un tanto las revoluciones y Lucas, el trompetista de la banda toma el centro del escenario para temas de corte root como “Callejón”, “Dormilón” y el notable tema instrumental “Niño Valiente”. Varios son los invitados que pasan por el escenario con un sentido “utilitario” al tema; así aparecen arreglos de teclados, acordeón, guitarras criollas, flauta, coro murguero, entre otras sutilezas.
El vocalista advierte: “ahora ya descansaron”, lo que promete que de esta parte hasta el final nadie se queda en su lugar y el recorrido no tendrá escalas ni respiros hasta el final.
Para el bis quedan dos temas de cada disco “Caliente” y “Cabo Suelto” de Glamour y Violencia y un par de clásicos de la banda como son “Maldición” y “La canao” del disco Parvadomus. Aplauso cerrado, caras de alegría y satisfacción, abrazos sobre el escenario, palillos y púas que vuelan hacia la platea y alguien del público que por enésima vez sube a saludar a la banda componen la imagen del final.
Más de dos horas de Once Tiros en vivo reafirman que si bien es verdad que su segundo disco tiene “más sentimientos y menos hormonas” como ellos mismos lo expresan, los recitales de la banda siguen proporcionando, saludablemente, muchísimo de las dos cosas.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home